miércoles, 22 de octubre de 2008

¡NO PUDO SER! (Una vez más)















Cual entrenador de fútbol dando explicaciones ante la prensa deportiva el lunes siguiente a la derrota, se siente el que estas líneas os escribe.
Y además empleando la fórmula típica de estos casos "No pudo ser", expresión más que manida en el mencionado gremio.
Pues sí, nosotros que nos las prometíamos tan felices, nos hemos visto vapuleados en nuestra propia casa, casi en nuestro terreno. Lamentable.
Y como siempre por la desastrosa planificación e improvisación que tristemente nos caracteriza.
Pues ¡ESTO SE HA ACABADO!
A partir del próximo Maratón, GPS, uniforme caqui y nombre anglófilo (si alguien se tira el rollo y nos patrocina, claro)
Analizando políticamente (bueno, mejor, "electoralmente") los resultados obtenidos, podríamos decir que no está tan mal, que 127 especies tan solo son diez por debajo de los ganadores...que hemos sido los segundos...que se han cumplido las expectativas... ¡Y una M...!
Bueno, basta de hacerse mala sangre. Lo que de verdad cuenta es que como siempre nos lo hemos pasado estupendamente en un entorno natural de verdadero lujo: EXTREMADURA.
De todos es sabido que esta tierra no defrauda: bichos por doquier y además de categoría; Cigüeña Negra, Avutarda, Grulla, Elanio Azul... Y quien lo iba a decir a estas alturas, ¡DOS BIMBOS! para mi, a saber: Polluela Pintoja y Vencejo Cafre. (para los que no lo saben, se trata de especies registradas por primera vez)
Por si fuera poco, el alojamiento y las atenciones por parte de la organización estuvieron absolutamente perfectas. Desde aquí quiero agradecer a SEO - Catalunya el interés y el trabajo que se han tomado en que todo esto marche y que además marche fenomenal. Cristina Sánchez y Jordi Prieto; muchas gracias, de verdad.
Igualmente, gracias a la delegación de SEO - Extremadura, Marcelino Cardalliaguet y Javier Prieta.

La Hostería de Monfragüe (4 estrellas ) tuvo el honor de recibir a Los Pardillos, claro que a alguno le parecía de un lujo exagerado y pensaba que le iban a cobrar por el bufette libre del desayuno y su mayor preocupación era la de dejar la habitación ¡antes de las diez y media! no fuese que nos cobrasen otro día... uf, esto de viajar barato tan a menudo es lo que tiene.





El Maratón al detalle
.
Después de cenar salimos hacia El Salto del Gitano para escuchar al Búho Real y lo que se terciase. Estupendo, en nuestra línea; solo Petirrojo y Garza Real. Por lo que decidimos probar suerte en La Portilla del Tiétar, donde no se oía ni una mosca, bueno tan solo algún ciervo ardoroso.
Con Manolito nervioso por la falta de sueño que nos limitaría al día siguiente, regresamos al hotel por donde vinimos, con la esperanza de oir al silencioso Búho. ¡Bingo! esta vez sí. Y además no paraba de cantar, haciendo retumbar los paredones graníticos del Salto.
Lo que hizo que durmiésemos profundamente cuatro horitas, incluso pese a los ronquidos (que ríete tu de la berrea de los ciervos) de uno del cuarteto.
En pié a las 5 de la mañana rumbo al embalse de Sierra Brava y arrozales de Vegas Altas del Guadiana, antes parada en Zorita, visita inexcusable, no en vano se trata de la cuna de los ancestros de nuestro compadre Manolo. Aquí anotamos Mochuelo y nos metemos entre pecho y espalda unas cuantas porras y café cargadito, en un bar atiborrado de pescadores, para continuar sin miedo al desfallecimiento.
Entramos poco antes de amanecer a la zona de arrozales por el pueblo de Madrigalejo, donde se oyen multitud de pajarillos emitiendo un canto similar al del Pájaro Moscón, pero en zona de dehesas y en bandos de decenas... Tal y como pensábamos, una vez amanecido pudimos comprobar que se trataba de los introducidos Bengalíes Rojos acompañados por alguna Estrilda Pico de Coral.
Un cárabo volando por la dehesa nos animó aún más, se oía el crotoreo de las cigüeñas, se intuían mogollón de bichos, pero no terminaba de amanecer, el cielo completamente encapotado y una persistente niebla lo impedía. De oído sacamos Agachadiza, Bisbita común y una de las estrellas del día: Polluela Bastarda. Esto nos hacía presagiar la victoria, y todavía más al aparecer entre la niebla un par de Gansos que poco antes habían medio graznado.
Cuando despejó un poquillo, vimos en la charca de Vegas Altas, Garceta Grande, Común, Gaviotas Sombría y Reidora, Lavandera Blanca, Ánade Real, Focha, etc.
Desde aquí nos asomamos al embalse de Sierra Brava y como siempre estaba más que atiborrado de patos (15.000 según nos dijeron, aunque ahí podía haber el doble dado que no paraban de llegar bandos inmensos de anátidas ) Engrosaron la lista Cerceta común, Anade Rabudo, Somormujo, Zampullines Chico y Cuellinegro y un precioso Elanio Azul acosado por Urracas.
La carretera que va paralela al Canal de Las Dehesas se mostraba perfecta para recorrerla hacia el este, dejando a un lado el embalse y al otro los arrozales. Decisión un tanto arriesgada ya que el mapa que teníamos (esta vez llevábamos, no como en la pasada edición...) era del año 1992 y de una escala en donde no aparecían la mitad de los pueblos y muchos embalses y parte del propio canal debían estar aún en proyecto.
Aún así el recorrido era de lo más apetecible y por otro lado sabíamos de alguna Cigüeña Negra aquerenciada por la zona, así que tomamos camino adelante. Tras bastantes minutos en aquel laberinto, que se nos antojaban horas, sin anotar nada, aquello comenzó a tomar tintes casi dramáticos al dividirse el grupo entre los que querían dar la vuelta frente a los que querían continuar. Se impuso el seguir hacia adelante (retroceder nunca) y la recompensa vino en forma de zancuda con pico y patas rojas y dorso negro, Ahí estaba "la negra", dentro del canal. Entre gritos y palmas de júbilo, salimos a la carretera al lado de un lugar que también fue mágico. El embalse de Moheda Alta.
Aquí nada mas bajar del coche nos dio la bienvenida un bandito de 16 grullas, cuando cantaron "los pelos como escarpias" palabras textuales del Angelito y su peculiar manera de sentir la Naturaleza. También volvimos a escuchar el canto de la Polluela Bastarda, 3 ó 4 aves se sumaron al concierto que terminó en un "in crescendo" de velocidad e intensidad del reclamo entre el maizal y los campos de arroz. Además Archibebe Oscuro, Correlimos Común y Menudo, Mosquiteros Común y Musical, Calandria, un tardío Colirrojo Real en la dehesa cercana y de colofón un bandito de Avutardas rozando las copas del encinar...
Se me olvidaba decir que todo este camino lo seguimos en gran parte gracias a Oscar. Toda su obsesión era llegar al embalse de Gargáligas para ver el Águila Pescadora de la que tenía información fidedigna. Lo que no fue tan sencillo fue dar con ese embalse utilizando nuestro mapa. Inasequible al desaliento Oscar no cejaba en su empeño, aunque cuando el tiempo se nos echó encima no tuvo más remedio que claudicar. Por ello se ganó a pulso el sobrenombre de Gargáligas, el Héroe griego. (Analogías fonéticas producto del sindormir de una maratón...)



La siguiente parada ya pasado el mediodía tuvo lugar en Santa Marta de Magasca. En este sitio proverbial para aves esteparias sufrimos nuestro primer gran revés del día. Exceptuando la cita de Ganga Ibérica de oído, cero patatero. Nada de esteparias, en este secarral probablemente se den muy bien en primavera u otra época del año pero lo que es ahora desde luego que no tiene nada que ver con las referencias y con lo comprobado en otras ocasiones por nosotros mismos.
Después del esquinazo de Sisones y Ortegas pusimos rumbo a Monfragüe pensando que el mejor momento del día sería en torno al mediodía, por aquello de las corrientes térmicas etc, etc.
La verdad es que no nos equivocamos (resulta fácil decirlo en un lugar como este, abarrotado de bichos).



















Fuimos directos al castillo donde con los telescopios desplegados y prismáticos al cuello degustamos las viandas que tan amablemente nos habían preparado -cual madre atenta y diligente - los de la organización. En medio de este refrigerio de recreo estudiantil, entre el bocata de jamón con tomate y el de chorizo, nos hizo atragantar un Vencejo Cafre que pasó a toda velocidad sobre nuestras cabezas. ¡Bimbazo!. A este ya le tenía ganas.
Migajas de pan fuera de los oculares, anotamos Águila Real (las evoluciones sobre el Salto del Gitano de una pareja de adultos) y 3 Perdiceras adultas juntas y poco después otras dos (3 - 5 bichos distintos), un Alcotán flechado hacia el sur, Arrendajo, Curruca Rabilarga y Escribano Montesino.
Se resistían La Imperial y el Peregrino, los dejábamos para La Portilla del Tietar y al final nos tuvimos que marchar de allí sin verlos. Con un regusto agridulce en la boca nos alejábamos de Monfragüe sin haber observado a nuestra "especie talismán" en uno de sus mejores baluartes ibéricos y - cosas de la competición - al día siguiente mientras nos entrevistaban los del Canal Extremadura de Tv. allí apareció cantando la muy ladina...
El siguiente punto de observación escogido fue el embalse de Arrocampo, no muy pródigo en bichos, el calamón, el Archibebe Claro y el Estornino Pinto engrosaron la lista, No así el Chorlito Dorado que pese a haber "peinado" todos los bandos de Avefría, algunos de ellos enormes, no se dignó a aparecer.
Y como siempre que se acerca el ocaso, el bajón se apodera de nosotros. Con pocas esperanzas nos acercamos a la sierra. El lugar elegido fue el pueblo de Piornal, el más alto de Extremadura, y fuese por el frío, por la proximidad de la noche o la combinación de ambas trufada con nuestra mala suerte, el caso es que tras 90 kms. desde el último punto a este, tan solo anotamos cuatro especies más. Carbonero Garrapinos, Zorzal Común, Reyezuelo listado y Lúgano tuvieron la deferencia para con nosotros de mostrarse y por consiguiente de ampliar un poco el que se nos antojaba exiguo resultado.
Ya de regreso intentamos escuchar alguna nocturna más. La recompensa la tuvimos en el mismo pueblo donde nos alojabamos: Torrejón el Rubio. La Lechuza cantó para que la oyésemos y sumar así las 127 que nos dejaron en un más que meritorio segundo puesto, tras (como siempre) los de Tramuntana Birding Team.


Enhorabuena a Jordi, Ponç, Deli, Oriol, Joan Carles y Aleix.
Sois unos auténticos campeones.



















Aquí Los Pardillos recibiendo el 2º premio con la Consejera de la Junta de Extremadura.










Y "Los Eleonoros" de Granada, que quedaron terceros.















Y la foto de despedida.


















E-E-E-ESTO-ESTODOAMIGOS

1 comentario:

Madera de Bubinga dijo...

¡DORRRRSSSSO!¡ANGELITO! ¿Qué ven mis ojos?¿Cómo osais venir a mi tierra y que noos vise el pasaporte? Un enorme abrazo de Templa (dicho con voz profunda).